viernes, 7 de noviembre de 2008

Pedazos..

No, no soy de cristal, ni tampoco de porcelana, soy de carne y hueso, pero yo también me rompo..
Y no por fuera, si no por dentro..
Es invisible, pero se ve, se nota, se siente..
Hasta mi voz se quiebra, y mi interior desertiza..
Ni me veo, ni me ven..
No soy tu, ni yo, ni el mundo..
¿Qué me creía? ¿En qué pensaba?
Ni existo, ni se me ve..





Devuélveme a la vida..




SarY

3 comentarios:

  1. El problema,presumo,es que SOLAMENTE quieres que te devuelva a la vida UNO.:_(
    Y si él no está por la labor,te cierras el paso A LA VIDA tú misma.
    Un gato tiene 7 vidas.Pídeme prestada alguna. ;-D
    Muacks.

    ResponderEliminar
  2. Mucho ánimo niña!!

    Las dos preguntas: "¿Qué me creía? ¿En qué pensaba?" también llevo yo unos días haciéndomelas a mí misma...

    No me llores mucho, que se hinchan los ojos y la raya se pinta muy mal ;)

    ResponderEliminar

Si tienes alguna pequeña cosa que comentar, solo una parte de ti, que es lo que te inspira mi entrada, adelante =)